Horario de 09:30h a 14h y de 15:30h a 19:30h de lunes a viernes. | 24h en nuestra tienda online
Cerrado por vacaciones del 8 al 21 de agosto

El patinete es una tendencia que se consolida en el estilo de vida actual. Su presencia en las calles transforma el paisaje urbano de las ciudades. Es un vehículo que tiene un precio más asequible que otros medios de transporte y ocupa muy poco espacio. Es una propuesta que se adapta perfectamente a la realización de trayectos cortos, ya que tiene un buen nivel de autonomía.

Sin embargo, la conducción de un vehículo de movilidad personal siempre debe llevarse a cabo desde la responsabilidad individual. Es imprescindible que el conductor cumpla con las normas de circulación. Hay que tener en cuenta que este tipo de vehículo también puede estar directamente implicado en un posible accidente de tráfico que causa daños a terceros. El número de incidentes ha aumentado durante los últimos años. El consumo de alcohol es uno de los factores de riesgo. Por este motivo, superar la tasa de alcohol permitida es motivo de denuncia. El coste de la sanción se sitúa entre 500 y 1.000 euros según el grado de infracción. Además de ello, el patinete queda inmovilizado si el conductor da positivo en la prueba de alcoholemia.

En ocasiones, la percepción del riesgo ante el peligro que plantea una conducción irresponsable parece menor en el uso del patinete eléctrico. Por ejemplo, no todos los conductores son verdaderamente conscientes de las normas que deben cumplir al respecto. Un patinete eléctrico y un coche son dos medios diferentes. Sin embargo, la normativa que regula el consumo de alcohol permitido es la misma en ambos casos. La tasa máxima que se permite actualmente es la siguiente: 0,5 gramos por litro de sangre. Sin embargo, conviene puntualizar que el dato es diferente si el conductor es menor de edad. En ese caso, la tasa debe ser 0,0.Una cifra que, por otra parte, recuerda un mensaje importante: ningún conductor debe beber alcohol si va a utilizar algún tipo de vehículo. En ese caso, es mejor valorar otra alternativa de desplazamiento que no represente un peligro para la seguridad vial.