Horario de 09:30h a 14h y de 15:30h a 19:30h de lunes a viernes. | 24h en nuestra tienda online

Por todos es sabido que el consumo de una moto eléctrica es mucho menor que el de una moto de gasolina. Pero, ¿Sabes lo que cuesta realmente recargar una motocicleta de este tipo?

Movilidad urbana económica

Una moto eléctrica de baja potencia es una solución perfecta para el transporte en las ciudades. Su precio es cada vez más rentable respecto a una moto de gasolina y además aportan numerosas ventajas. Una de ellas es, sin duda, su escaso consumo ante cualquier otro medio de transporte.

Este tipo de vehículos cuentan con baterías que son extraíbles debido al uso al que se encuentran destinadas. Esto implica que se pueden cargar en el hogar mientras no se están utilizando, no siendo necesario recurrir a ninguna infraestructura pública como en el caso de los coches eléctricos por ejemplo.

Como ya se sabe, no existe un precio fijo para cada kWh que se consume. De hecho, el coste va a depender del momento del día en el que se cargue la batería. Si se asume que la mayor parte de las recargas se van a realizar por la noche y que este horario corresponde al período valle, el precio se puede estimar en torno a los 0,147 céntimos. Si se consigue cargar la batería por completo, cada una de las cargas tendrá aproximadamente un coste de entre 39 céntimos y 66. Esta carga servirá para recorrer entre 70 kilómetros y 90.

Por el contrario, si es necesario realizar una carga puntual en un horario que no resulta el más favorable para ello, el coste se situaría alrededor de los 0,22 céntimos, es decir, entre 59 y 99 céntimos para la carga total. Incluso en estos casos y tendiendo en cuenta los kilómetros que se pueden recorrer, es bastante menor que el de una moto de gasolina.

Electricidad frente a gasolina

Pero es que además del ahorro en combustible, adquirir una moto eléctrica también significa ahorrarse dinero en el mantenimiento anual y en las revisiones periódicas que se deben realizar a cualquier vehículo. Una moto de gasolina necesita cambiar de manera regular filtros, bujías, aceites y otros elementos que se van desgastando con cada uno de los kilómetros recorridos. Dependiendo del taller al que se acuda el coste puede variar, siendo la media de unos 60 euros al año.

Las motos eléctricas por el contrario, tienen un mantenimiento anual de 0 euros. De hecho, su motor funciona sin aceites ni filtros por lo que no es necesario que se realice ningún tipo de mantenimiento. Su funcionamiento se puede comparar con cualquiera de los electrodomésticos que se tienen en casa como por ejemplo la lavadora o el frigorífico. Estos van funcionando a través de los años sin tener que hacerles ningún tipo de revisión.

Si todavía tienes alguna pregunta, no dudes en acercarte a nuestra tienda Eletamendi. Somos expertos en patinetes y motocicletas eléctricas por lo que estaremos encantados de atenderte y aconsejarte sobre cuál es la que más te conviene de acuerdo a tus necesidades.